miércoles, 21 de julio de 2021

GENERACIÓN "S"


Extraño este mundo de medias verdades y medias mentiras
de guerras trampa y gobiernos de espejismo
de desigualdades sociales y finales de fútbol amañadas

No reconozco a mis amigos de toda la vida
sigo siendo un don nadie entre don nadies
mis padres se han mudado a ninguna parte

Vivo alimentándome de hipersupermercados
yendo a macrofiestas los fines de semana
metiéndomelo todo como si no hubiera un mañana.

Vivo negándome un futuro
arruinándome el presente
que el pasado ya no pudo

Soy de la Generación S
"S" de Suicida.



sábado, 17 de julio de 2021

TECLA DE BORRAR

Hoy no me siento inspirado, dura tecla de borrar, no confío en mis líneas, aborrezco cada palabra, dura tecla de borrar. Inspiro aire, vuelvo a empezar, es inútil, dura tecla de borrar. Pienso el modo de contar la historia, pero no sale, dura tecla de borrar. Bloqueado, inanimado, dura tecla de borrar. A lo sumo un párrafo con mucho esfuerzo, no me convence, dura tecla de borrar. Alboroto en mi cerebro, difusa mi creatividad, dura tecla de borrar. Desasosegantes intentos, escribir sin aliento, dura tecla de borrar. Y las musas, ¿dónde están? dura tecla de borrar. No me borres este texto dura tecla de borrar.



viernes, 16 de julio de 2021

EL BLOQUEO ES

La problemática enfermedad del que cabalga los papeles no es el bloqueo. La pared que difumina las vidas paralelas de aquel que crea vida en la inexistencia material no es el bloqueo. 

La suciedad de una tinta a medio acabar que yace en el suelo junto a todas las posibilidades e historias no es el bloqueo. 

El bloqueo del que escribe es su miedo, el sucumbir a la mente inconsistente que mucho hace y poco abarca. Es el pánico de entrar en escena y que el vacío se haga real, tan verídico como el personaje que nace, crece, se desarrolla y muere entre sus dedos. 

El bloqueo del que te ofrece el texto es él mismo. 

LA IMAGEN DE LA INFANCIA

La imagen de la infancia es el caramelo, pero el caramelo custodiado por un palo, pero un palo guardado con fuerza por una mano, pero una mano estirada en forma de brazo que nos lleva hasta la saliva y la carcajada fácil. 

La imagen de la infancia es el parque, los columpios, los tazos, el sudor, el corazón acelerado deseando no ser descubierto en pleno escondite. 

La imagen de la infancia está detrás del espejo, pero del espejo de los ojos que te miran y no te reconocen entre las arrugas y manchas. La imagen de la infancia está en el trastero en tu recuerdo junto a esa foto en tu mesilla de noche. 

jueves, 15 de julio de 2021

BIPOLAR


Fuerza de la naturaleza eterna
Lucha del bien y del mal
Paredes que se expanden o se contraen
Vida en vidas no vividas

Caricias, besos, abrazos.
Pérdida de fe, golpes de vida ausente,
alegrías en el alma, canciones sobre miedos
Pulsómetro, corazón, taquicardias de errores

Colaboracionismo, sentir la piel del otro
Recuerdos y proyectos de futuro
Palabras, miradas, gestos inoportunos
Sueños, tensiones, terribles amenazas.

Perdones, matices, lecciones
Pérdidas, maldiciones, logros inacabados
Trajes de ombligos ajenos
Caparazones abiertos

Cuando me dices sí
Cuando me dices que no
Curiosidad, reflexiones
Química acentuada

Haloperidol de 10 mg




lunes, 12 de julio de 2021

¡TORERO!

A la hora de la pesca de arrastre en la discoteca ligué con una alemana que no entendía ni papa de castellano. Bendito Erasmus! Era gordita (estaba gorda), rubia (teñida), con los ojos azules (ni te acuerdas de cómo eran sus ojos). Tenía la puñetera manía de pellizcarme el culo cada dos por tres y me gritaba: ¡torero! (léase con acento). La cosa no iba mal (iba bien generosa de pechos) y me pegaba unos morreos (te mordió la lengua y te hizo sangre) bien sabrosos. Yo le tocaba el culo (culazo) sin disimulo. Ella me abrazaba hasta casi asfixiarme. La cosa se puso caliente y entre gestos de que nos fuéramos a otro sitio (a rematar la faena) conseguí sacarla a la plaza. Íbamos tambaleándonos (no sé por qué en mi cabeza resonaba la canción de la cucaracha).

La primera caída no tuvo importancia, fue un tropezón tonto, pero se me cayó encima. La tía ya se quería quedar en plena calle acurrucada por los efluvios del alcohol (léase tajada de campeonato). Le empecé a dar pequeñas bofetadas para que espabilara pero ella debió pensar que me gustaba el sado porque me dio una que por poco no me saca todos los empastes de la boca. Cuando conseguí volver a ponerla en pie, ella me agarró el paquete (casi te destroza los huevos) y volvió a gritar: ¡torero! Casi estábamos llegando a mi portal (te equivocaste tres veces) cuando la tía empezó a despelotarse (reconoce que pensaste en ballenas) y se puso a hacer gestos como si fuera un toro (y te entró complejo de cabestro) ¡Lo que me faltaba! Siguiéndole el juego conseguí reconducirla hasta el ascensor (donde no te paró de pellizcar la hija de puta).

Abrí la puerta justo cuando le volvieron a entrar ganas de hacer de toro y entró a la carrerilla cayendo esta vez (en un giro sorprendente) en el sofá del comedor. Intentando incorporarla de nuevo me arrastró hacia sus enormes senos apretujándome la cara hasta dejar de sentir el riego sanguíneo. Me soltó (gracias a dios) antes de que me diera una embolia. Logré que se incorporara con el jueguecito del torero y el toro pero con tan mala suerte que me pilló desprevenida su fuerza y me embistió en toda la barriga (casi te deja sin aire). La muy hija de la gran puta se descojonaba de la risa mientras yo me retorcía de dolor. Pero ya se sabe que tiran más dos tetas que dos carretas (no parabas de decirte a esta me la follo como sea) y me recompuse como pude hasta que volví a ver que cogía carrerilla para embestir otra vez (menos mal que estuviste rápido) con tan buena suerte para mi que conseguí hacerle un quiebro a lo Talavante (peor suerte corrió ella) y fue a parar a mi habitación, tropezó con una silla y se empotró contra el cabecero de mi cama (se quedó con el culo en pompa). Y dije: ¡esta es la mía! Quietecita y ofreciéndoseme nada podía salir mal (te la sacaste del calzoncillo) Pero me mosqueó una mancha rojiza en la pared (esta puta se me está desangrando).

Total que la reincorporo en la cama y veo que tiene toda la cabeza llena de sangre (pobrecita mía) y joder pues ya me daba mal rollo. Sin venir a cuento la muy zorra debió despertarse de la cogorza y me miró con cara de furia (te agarró de la polla) mientras me dolía aquello horrores la subnormal me da un cabezazo y tira con fuerza de mi miembro viril (viste el puto cosmos entero) después me la soltó y me metió un gancho de izquierda al mentón y una patada en las costillas. Y así habría seguido si no fuera porque (benditos vecinos) se personó la policía y el samur tras el escandaloso estruendo. Y por eso estoy aquí en Urgencias. ¿Y usted?



jueves, 8 de julio de 2021

TÓXICA


Tus besos saben a cenicero

Tus palabras a mentiras

Tus gestos te delatan

Dulce flor de espinas


Llueve, jadeo, me arrastro como un perro. Me atacas como mil abejas que pican con sus aguijones.

Respiro humo, inhalo tus esencias de maldad. Cabo mi propio agujero, termino mezclándome con el lodo.

Muerdes como una serpiente, veneno inoculas. Quemazón primero, después se hinchan mis venas, llegas hasta mi corazón ya podrido y muero entre terribles agonías.

Cielo negro, oscuridad infinita.